Derecho

Criminología: qué es, tipos y diferencias con la criminalística

Criminología: qué es, tipos y diferencias con la criminalística

La criminología es un término que suele confundirse con la criminalística, cuando esta es realmente la disciplina que se encarga de investigar el crimen per se, mientras que la criminología tiene un enfoque más académico. En este artículo te explicamos más concretamente qué es la criminología, sus ramas y objeto de estudio.

Matricúlate en nuestro master en criminología online y conviértete en un experto en la prevención de la delincuencia, el tratamiento de delincuentes y el análisis de los delitos. 

¿Qué es la criminología?

La criminología es la ciencia social que se encarga de estudiar el crimen. Para ello, analiza los distintos delitos, los comportamientos antisociales y los perfiles tanto de delincuentes como de sus víctimas. Un buen criminólogo, no obstante, no se queda sólo en la superficie; también tiene en cuenta el contexto social en el que se producen los delitos y cómo ello influye a la hora de elaborar planes de prevención e intervención.

De hecho, el objetivo principal de esta disciplina es prevenir los delitos, por un lado, y encontrar formas seguras y efectivas para intervenir en ellos cuando se producen, por el otro. ¿La descripción encaja en lo que creías saber? Si te esperabas algo más relacionado directamente con la resolución de crímenes, puede que te estés confundiendo con la criminalística.

¿Cuál es la diferencia entre criminología y criminalística?

Aunque se trata de perfiles profesionales diferentes, series de televisión como CSI o Mentes Criminales, así como la literatura policíaca, han mezclado ambos conceptos. En realidad, la única relación que existe entre criminalística y criminología es que las dos estudian casos del crimen, pero sus funciones son distintas:

  • El criminalista se encarga del trabajo de campo: investiga cómo se cometió un delito y quién es el culpable.
  • El criminólogo estudia el crimen desde un punto de vista más académico, buscando cómo puede aplicarse a otras ciencias sociales y cómo puede contribuir a mejorar la prevención y la intervención.

Lectura recomendada: Qué hace un criminólogo y en qué se diferencia del criminalista

Tipos de criminología

Más allá de definir qué es la criminología en general, en función de su ámbito de aplicación, existen hasta cuatro ramas de criminología que es importante diferenciar:

  • Victimología. Este tipo de criminología se centra en el conocimiento de las víctimas y estudia las características que tienen en común. A partir de ello, se puede ampliar la información sobre los tipos de delincuentes y las condiciones en las que se comete un delito.
  • Penología. Esta disciplina analiza las sanciones penales, pero no del mismo modo en que lo hace la rama del derecho penal. Aunque las dos estudian el mismo ámbito, la penología pone el foco en lo social y el factor preventivo.
  • Criminología forense. Se trata de uno de los tipos de criminología más complejos, ya que profundiza en el proceso de investigación científica del delito, del delincuente y de la víctima.
  • Sociología del derecho. Esta disciplina tiene como objetivo estudiar las formas de control social y cómo estas se relacionan con las víctimas y los delincuentes.

¿Qué estudia la criminología?

Si estás pensando en estudiar criminología seguramente te preguntarás qué aspectos tratarás. Esta disciplina tiene como objetivo analizar:

  • El perfil de los delincuentes y los elementos que tienen en común.
  • Los motivos por los cuales se produce un determinado crimen.
  • El perfil de las víctimas y qué aspectos tienen en común.
  • Qué delitos se cometen en un determinado entorno.
  • Los comportamientos antisociales que se relacionan con cometer un delito.
  • Los distintos contextos sociales en los que se produce un delito.

Mediante el análisis y el estudio de estos factores un criminólogo puede elaborar planes de prevención, lo cual permite desarrollar formas de intervención que sean más eficientes.

¿Dónde puedo estudiar criminología?

Estudiar el máster en criminología y psicología forense¿Quieres profundizar en el estudio de la criminología? En Select Business School impartimos el máster en criminología + psicología forense, una formación que te permitirá:

  • Introducirte a las ciencias penales.
  • Comprender los trastornos psicológicos y su trascendencia en el derecho penal.
  • Conocer las características del delito, del delincuente y de la víctima.
  • Elaborar un informe pericial psicológico de la víctima.
  • Valorar las funciones mentales.

Si te interesa, solicita más información sin compromiso: puedes escribirnos a través de nuestro chat, dejándonos un mensaje, o rellenar el formulario de contacto. Estaremos encantados de asesorarte y elegir para ti la especialización que mejor se adapta a tus intereses, objetivos y necesidades.

¿Qué es el derecho penitenciario y dónde se aplica?

¿Qué es el derecho penitenciario y dónde se aplica?

El sistema penal español se compone del derecho penal, el derecho procesal penal y el derecho de ejecución penal, el cual incluye el derecho penitenciario. Hoy nos centraremos en este último, cuyo objetivo es aplicar la pena de prisión. Te contamos en qué consiste, cuáles son sus ámbitos de aplicación y qué son las instituciones penitenciarias.

Matricúlate en el máster en criminología y psicología forense y especialízate en el estudio de los delitos

¿Qué es el derecho penitenciario?

El derecho penitenciario engloba un conjunto de normas jurídicas que se encargan de regular y determinar las penas que recibirán las personas que cometan un delito. Además, también analiza las medidas penales que privan a los culpables de la libertad.

La finalidad del derecho penitenciario es conseguir la reeducación y reinserción de las personas sentenciadas, y la relación jurídica que surge como consecuencia del internamiento de presos. Además, este tipo de derecho recoge los distintos grados y regímenes que se aplican a las personas internadas en función de la gravedad de la acción que hayan cometido. Así pues, se clasifica a los presos en distintos grados:

  • Primer grado: calificados de alta peligrosidad y se les aplica un régimen cerrado.
  • Segundo grado: cumplen un régimen ordinario.
  • Tercer grado: se considera que están preparados para vivir en libertad, así que se les aplica un régimen abierto.

Ámbitos de aplicación del derecho penitenciario

Cuando se trata de estructurar el sistema penal podemos distinguir tres pilares básicos:

  1. Derecho penal: se trata del código que reconoce los actos considerados delitos y sus penas correspondientes.
  2. Derecho procesal penal: se encarga de regular la vía para evaluar a las personas que han infringido las normas penales.
  3. Derecho penitenciario: el conjunto de normas que regulan las penas y medidas penales que privan la libertad de los presos.

Estudiar criminología te permitirá conocer todas las aplicaciones de las ciencias penales y aprender las técnicas de evaluación psicológica en el ámbito jurídico. 

¿Qué son las instituciones penitenciarias?

Las instituciones penitenciarias son los centros donde los delincuentes cumplen las penas correspondientes decretadas en las sentencias judiciales. Las personas que trabajan en los centros penitenciarios realizan unas tareas muy específicas y de especial consideración, por lo que se requiere formación para realizarlas con garantías de seguridad.

En estos centros penitenciarios podemos encontrarnos varios perfiles profesionales:

  • Psicólogos: son los encargados de evaluar el comportamiento de los reclusos para facilitar su futura integración en la sociedad.
  • Sociólogos: se encargan de llevar a cabo tareas científicas relacionadas con la investigación que se esté realizando en aquel momento.
  • Personal sanitario: tienen la responsabilidad de atender la salud física y mental tanto de los funcionarios como de los internos.
  • Trabajadores sociales: tratan todos los problemas relacionados con la conducta de los internos y todo lo relativo a las relaciones sociales que tienen entre ellos.
  • Educadores: se encargan de organizar programas de intervención educativa dentro del centro y de coordinar, observar y tratar a los internos que lo necesiten.
  • Personal de vigilancia: son las personas que están alerta de los internos, tanto en el interior como en el exterior de la cárcel. Por ello, las medidas de seguridad establecidas, aparte de aplicarse en la convivencia de los presos, también buscan proteger todo el personal que trabajan en el centro penitenciario.
Qué hace un criminólogo y en qué se diferencia del criminalista

Qué hace un criminólogo y en qué se diferencia del criminalista

La criminología es una de las ciencias que ha experimentado una mayor demanda de profesionales en los últimos años. Pero, exactamente, ¿qué hace un criminólogo? En este artículo te explicamos los aspectos fundamentales de esta profesión y las diferencias con la criminalística, pero si quieres ampliar tus conocimientos en el sector te sugerimos nuestro Máster en Criminología + Psicología Forense, una formación completa para especializarse en las áreas psicológicas aplicadas a la administración de la justicia.

Funciones de un criminólogo

Los principales objetivos de la criminología son el estudio de los delitos, desde las causas que los propician hasta las motivaciones que pueden mover al delincuente a la hora de cometer el crimen, las formas de prevenir dichos delitos y las repercusiones de estos actos.

Esta ciencia utiliza numerosas disciplinas para llevar a cabo el análisis del delito, así como sus causas y consecuencias. La sociología, la psiquiatría, el derecho, las matemáticas o la química son algunos de los campos de los que se nutre un criminólogo para conseguir realizar correctamente su trabajo.

En general, las funciones del criminólogo se concretan en la investigación, la prevención y el apoyo a las víctimas de un delito:

Investigación de las causas del delito cometido

La investigación de las causas de los crímenes, u otros delitos, es posiblemente el cometido más importante de los criminólogos. Para poder entender los motivos que han llevado al delincuente a cometer sus crímenes, el profesional debe situar el crimen en su entorno. Para ello, necesita conocer el entorno social que rodea tanto al delincuente como a sus víctimas.

Prevención de los crímenes

Íntimamente relacionado con el conocimiento del entorno y el análisis de las causas de un delito, está el objetivo de adelantarse a la comisión del crimen. En este sentido, la prevención de los delitos es otra de las finalidades principales de la criminología para poder disminuir su número dentro de un marco social

Acompañamiento a las víctimas

Finalmente, los criminólogos trabajan en la recuperación de las víctimas y la elaboración de estrategias que puedan minimizar su impacto dentro de una sociedad. En el trabajo diario, estos profesionales utilizan distintas herramientas y métodos propios para lograr sus propósitos. Algunos de estos métodos son los apuntes y la observación de ciertos patrones, determinados modelos de razonamiento o la formulación de hipótesis.

Diferencias entre criminólogo y criminalista

Ya hemos explicado las funciones y objetivos de un criminólogo, las cuales pueden ser confundidas con las que engloba la criminalística, la disciplina del derecho que estudia el hecho que constituye el delito.

Por tanto, la función del criminalista es recopilar pruebas para poder imputar al presunto criminal. Además, es un profesional que suele estar especializado en derecho penal, mientras que el criminólogo domina un terreno multidisciplinar. Asimismo, las motivaciones que han llevado al delincuente a cometer sus delitos o el entorno social son aspectos menos relevantes para el criminalista que para un profesional en criminología.

Igualmente, criminología y psicología forense son disciplinas diferenciadas, ya que esta última tiene una finalidad pericial y utiliza los conocimientos psicológicos para analizar la relación entre el comportamiento y la ley. Contrariamente, la criminología está más próxima al derecho y se enfoca a la investigación del delito, el delincuente, la víctima y todo el conjunto en general.

Salidas profesionales en criminología

La criminología es una ciencia que cuenta con numerosas salidas profesionales, sobre todo en el marco de las empresas privadas. Un ejemplo de estas salidas en el sector privado está en el ámbito de la seguridad y prevención en las empresas. Igualmente, estas también pueden necesitar analistas de inteligencia o técnicos de seguridad para realizar labores preventivas. Además, el criminólogo puede optar por convertirse en detective privado.

De forma orientativa, el sueldo medio de un criminólogo oscila los 36.100 euros brutos para este año 2022. Por lo que se trata de un trabajo que suele contar con una buena remuneración y con proyección de futuro.

Delincuencia juvenil: qué es y qué la causa

Delincuencia juvenil: qué es y qué la causa

La delincuencia juvenil comprende los delitos que cometen los menores de edad. En nuestro país se consideran delincuentes juveniles aquellos adolescentes entre los 14 y los 18 años que cometen delitos.

Este fenómeno se ha estudiado durante años para comprender cómo se puede llegar hasta ese punto. Si te interesa entender las causas de la delincuencia juvenil y formarte para prevenirla, estudia nuestro Máster en Criminología + Máster en Psicología Forense.

Delincuencia juvenil: ¿qué tipos hay?

Para entender el fenómeno de la delincuencia juvenil, hay que comprender que no todos son iguales. Hay diferentes tipos en función de la duración de estos comportamientos. Concretamente, encontramos tres:

  • Conductas de delincuencia ocasionales. Como su nombre indica, son comportamientos que tienen lugar de forma ocasional. Suelen ocurrir cuando el joven se ve obligado a acostumbrarse a un estilo de vida que no le es familiar.
  • Conductas de transición. Este tipo de delincuencia engloba comportamientos más severos y prolongados en el tiempo. Habitualmente son respuestas a cambios en la escuela o en la familia.
  • Conductas de condición. Estas están asociadas a aquellos jóvenes que mantienen los comportamientos delictivos y antisociales. Esto afecta de forma más grave a su estilo de vida, lo que conlleva el desarrollo de lo que se conoce como “carrera delictiva”.

Causas de la delincuencia juvenil

Hay muchas causas que influyen en la delincuencia juvenil, las cuales se dividen en varias teorías. Te las contamos a continuación:

Teorías psicobiológicas

Según estas teorías, el origen de la delincuencia juvenil se encuentra en los genes, los cuales tienen componentes psicobiológicos y psicofisiológicos. Algunos ejemplos podrían ser el exceso de agresividad o las anomalías genéticas.

Teorías psicomorales

Estas teorías sostienen que los factores psicológicos, sociológicos o morales son los que causan que el individuo presente conductas delictivas. También pueden influir factores como el egocentrismo, la agresividad o la indiferencia afectiva, por poner algunos ejemplos.

Teorías psicosociales

Estas explicaciones sostienen que la delincuencia proviene de la interacción entre varios elementos, tanto individuales como sociales. Las teorías afirman que las personas que tengan menos recursos serán más vulnerables en este sentido.

Teorías del conflicto

Según los profesionales que sostienen estas teorías, las contradicciones que tienen lugar en la sociedad moderna causan el acto delictivo. La frustración o la inestabilidad social podrían ser buenos ejemplos de estas contradicciones, las cuales generan malestar hacia la incerteza.

Teorías radicales

Los profesionales que apoyan esta teoría conciben la delincuencia como una etiqueta que se impone socialmente a aquellas clases más bajas y con menos capacidad económica. Así, y según estas teorías, la delincuencia juvenil sería algo más parecido a una concepción artificial que a un fenómeno real.

Sin duda alguna, hay una gran cantidad de elementos que pueden causar que un joven realice actos delictivos. Estudiarlos y comprenderlos es una ardua tarea que lleva décadas llevándose a cabo. Asimismo, las consecuencias que tiene la delincuencia juvenil tanto a nivel social, como personal o jurídico pueden llegar a ser graves y prolongadas en el tiempo.

Si te interesa profundizar más en esta cuestión, matricúlate en nuestro Máster en Criminología + Psicología Forense, en el que tratamos este delicado aspecto de la ley.

Psicología forense: ¿en qué consiste esta especialidad?

Psicología forense: ¿en qué consiste esta especialidad?

La Psicología Forense se ha convertido en una de las áreas con mayor evolución dentro del campo de la Psicología. Esta disciplina se interesa por las ciencias penales y jurídicas. Si tu vocación es convertirte en psicólogo forense, no dudes en seguir leyendo. En este blog te explicaremos en qué consiste exactamente y cuáles son las habilidades principales de esta especialidad.

 Si quieres formarte completamente en el sector y ampliar todavía más tus conocimientos, puedes realizar nuestro Máster en Criminología y en Psicología Forense. Aprenderás los fundamentos biológicos, psicológicos y sociales de la conducta humana. Además del diagnóstico y la evolución de los trastornos psicológicos.

¿Qué es la psicología forense?

Con el paso de los años, la psicología forense ha ido ganando prestigio. Se caracteriza por ser la rama que aplica los principios de la psicología, tanto clínica, social como cognitiva. Aunque también se apoya en las ciencias de la criminología. Estudia la conducta del ser humano e interviene en los procesos judiciales. Se interesa tanto por el delincuente como por la víctima.

Tiene como objetivo aportar datos y conocimientos sobre el comportamiento humano, con el fin de asesorar y ayudar a los jueces y tribunales a resolver casos. Es decir, se encarga de realizar peritajes psicológicos, informes sobre la veracidad de los testimonios, etc. Y de esta manera pueden contar con más elementos para decidir cómo ejecutar las medidas correctivas impuestas. Del mismo modo, ofrece ayuda terapéutica y/o psicológica y determina el tratamiento que debe seguir una persona.

Psicología criminal

En comparación con la psicología forense, la psicología criminal implica estudiar los porqués y cómo se manifiesta la actitud delictiva y criminal. Busca entender los motivos por los cuales se cometen delitos en contra de la ley establecida.  Por lo tanto, su trabajo se centra principalmente en el delincuente.

Habilidades de un psicólogo forense

Un psicólogo forense tiene un trabajo específico que consiste en analizar y presentar evidencias psicológicas para propósitos judiciales. No puede defender ni ejercer como fiscal. Es decir, su función básica trata de determinar, describir e informar las acciones y el comportamiento de un acusado de forma completamente neutral.

Para esta profesión, es necesario tener una formación sólida y extensa en Psicología y conocimientos sobre el Derecho Penal y Civil. Esto les permite comprender con precisión los procesos judiciales, realizar evaluaciones legales e interactuar con jueces y abogados de manera correcta. Estos profesionales trabajan junto con abogados, peritos, fiscales, jueces y otros profesionales del derecho.

Pueden colaborar de forma muy activa en la captura de criminales. También pueden ayudar a la policía elaborando un perfil sobre el comportamiento de un criminal. Analizan su situación ya sea por factores genéticos o por consecuencias de su ambiente social y entorno familiar cercano. Elaboran informes y testifican sobre ellos. Por lo tanto, se trata de un trabajo importante que aporta una información esencial sobre las características psicológicas de una persona.

La importancia de la informática forense

La importancia de la informática forense

Con la llegada de las nuevas tecnologías y, en especial, del análisis de datos, se destacó la importancia de la seguridad en la red. Con el incremento de los delitos informáticos, además, la informática forense se encuentra en pleno auge. Es una disciplina compleja, de la que forma parte tanto la normativa legal como la investigación criminal.

¿Quieres saber más sobre seguridad en la red? Con el Máster de Analista en Ciberseguridad y Análisis de Información con Big Data podrás compaginar tu vida laboral y personal con el aprendizaje.

¿Qué es la informática forense?

Hoy en día tenemos a nuestra disposición una serie de herramientas que protegen nuestra información personal en la red. Antivirus, software variado de seguridad y otro tipo de sistemas informáticos. Todas estas alternativas forman parte de una disciplina que conocemos como informática forense. Esta se encarga de adquirir, preservar y proteger datos procesados de forma electrónica y almacenados en un medio físico. Los sistemas de información son investigados, de forma periódica, para detectar cualquier pequeña vulnerabilidad que pueda poner en peligro la enorme cantidad de datos que se procesan y almacenan cada segundo.

El carácter de la informática forense es preventivo. Mediante diversas técnicas, prueba que los sistemas de seguridad implementados son los adecuados. Además, también se encarga de elaborar las políticas de seguridad y de definir qué sistemas son los idóneos para cada caso.

La informática forense es una ciencia indispensable para todas las empresas, pues garantiza que la información confidencial y los datos de todas las personas que interaccionan con la compañía estén debidamente protegidos y fuera del alcance de los delincuentes de la red.

¿Qué conocimientos debe tener un informático forense?

El primer paso para realizar un análisis forense es la recuperación de datos, por ello es muy importante contar con las herramientas necesarias para poder recopilarlos todos. La informática forense está muy ligada a la comisión de delitos, por lo que se debe conocer la legislación vigente al respecto.

El profesional que se dedique a la informática forense debe conocer las diversas metodologías de análisis forense, así como la larga serie de procedimientos forenses y legales implicados en la seguridad de la red.

Para realizar dichos procedimientos, es necesario que los profesionales cuenten con un laboratorio forense equipado con todas las herramientas necesarias. Desde máquinas virtuales a servidores y hardware de adquisición de datos y almacenamiento, entre otros. Tienen que conocer al detalle los sistemas operativos que existen, por ejemplo Windows, Linux y Mac; así como los diversos tipos de redes existentes: ADSL, WLAN, 3G, Bluetooth, etc.

Por otro lado, la gestión de evidencias digitales es un aspecto importante que contribuye a la investigación y al posterior análisis. Los soportes que pueden contener dichas evidencias son tarjetas SIM de móviles, discos duros y archivos informáticos de todo tipo, entre otros. Además, cada sistema de ficheros, lo que conocemos por FAT, NTFS o ext4, tiene una estructura determinada. Conocerlos todos es fundamental para poder recuperar información y extraer la mayor cantidad de datos posible. La memoria RAM y los datos volátiles que desaparecen al apagar un equipo también son un foco importante de datos útiles. Por ejemplo, nos ayuda a detectar malware o las contraseñas de sitios web contenidas en el interior de la memoria. En los logs, además, podemos encontrar huellas de todas y cada una de las acciones que realizamos en la red.

El listado de herramientas y procedimientos que se deben conocer es muy extenso y exhaustivo. Además, dada la naturaleza de esta disciplina, es muy importante que los profesionales de esta rama se mantengan constantemente actualizados.