Empresa

Siete tipos de riesgos laborales

Siete tipos de riesgos laborales

¿Qué es la prevención de riesgos laborales?

La prevención de riesgos laborales puede definirse como el conjunto de actividades y medidas que se llevan a cabo dentro de la empresa. Todo tiene el objetivo de evitar o disminuir las posibilidades de que algún trabajador o trabajadora pueda sufrir algún tipo de daño derivado de su trabajo. Hablamos de daños como lesiones, accidentes, enfermedades o patologías. Por tal de llevar una buena prevención, la empresa debe hacer una correcta evaluación de los riesgos que pueden existir en el lugar de trabajo.

Tipos de riesgos laborales

Riesgos Físicos

Existen distintos riesgos físicos. El primero y más común es el ruido cuando genera una sensación auditiva desagradable. Debemos protegernos con todas las medidas de seguridad posibles.

Otro riesgo físico puede estar provocado por las vibraciones causadas por todo tipo de maquinaria. Estas vibraciones pueden afectar a la columna vertebral, a los abdominales, y ocasionar dolores de cabeza.

La iluminación también puede producir deslumbramientos, fatiga y reflejos. Estos casos pueden producir un accidente, por lo que hay que vigilar con los tipos de lámparas y los niveles de luz.

La temperatura y la humedad también pueden provocar efectos adversos a las personas si los valores son muy elevados o excesivamente bajos. Los valores ideales en el trabajo son 21ºC i 50% de humedad.

Riesgos químicos

Estos riesgos laborales están producidos por procesos químicos y por el medio ambiente. A veces, enfermedades como las alergias o algún virus, son producidas por inhalaciones o absorciones. Para que des de la empresa podamos reducir este tipo de riesgos, podemos actuar de tres maneras:

  • Podemos sustituir productos cambiando el proceso productivo o encerrando el proceso.
  • Podemos actuar haciendo limpieza a fondo del puesto de trabajo y hacer ventilación por dilución.
  • Podemos dar formación al trabajador, rotar los puestos de trabajo y usar equipos de protección como mascarillas y guantes.

Riesgos biológicos

Este tipo de riesgos los produce la exposición a virus, bacterias, parásitos y hongos, cosa que puede dar lugar a posibles enfermedades. Este tipo de riesgos están expuestos principalmente a los trabajadores de centros sanitarios.

Riesgos ergonómicos

Las principales causas de los riesgos ergonómicos son las posturas inadecuadas, levantar mucho peso, estar muchas horas haciendo el mismo movimiento… Estos factores pueden causar daños físicos.

Riesgos psicosociales

Estos riesgos vienen ocasionados por factores como el estrés por el ritmo de trabajo, la fatiga laboral o una rutina muy monótona. Debemos tener un descanso de 15 minutos como mínimo a partir de las seis horas. Para prevenir este tipo de riesgos es bueno cambiar de tarea o de horario de trabajo de vez en cuando.

Riesgos ambientales

Estos son los únicos que no podemos controlar, ya que son la posibilidad de que se produzca una catástrofe por una acción humana o por un fenómeno natural. Estamos hablando de riesgos naturales como la lluvia, inundaciones, tempestad… O de riesgos antropogénicos que son los que están derivados por actividades humanas.

Riesgos mecánicos

Los accidentes que se pueden producir con este tipo de riesgos son lesiones corporales como golpes, quemaduras, cortes… Siempre debemos asegurarnos de revisar la maquinaria que se utiliza para trabajar.

¿Qué es una auditoría contable y cuál es la figura de un auditor?

¿Qué es una auditoría contable y cuál es la figura de un auditor?

Las auditorías juegan un papel muy importante en las empresas, ya que reflejan su imagen contable. De esta manera, las auditorías ayudan a detectar fallos, promover mejoras para la empresa y saber cuál es su estado real. Si quieres aprender más sobre auditorías contables, fórmate con el Máster en Auditoría Contable

¿Qué es una auditoría contable?

Por lo general, una auditoría contable, consiste en examinar las cuentas de una entidad. Se trata de un examen de algún proceso, mecanismo o sector para ver cuál es su rendimiento y detectar lo que va bien y lo que va mal. De esta manera, se puede mejorar cualquier de los puntos clave de la empresa. Por lo tanto, auditar significa someter las cuentas de una empresa en un examen para saber cómo está actualmente la empresa y qué dirección debe tomar.

Objetivos y obligaciones de la auditoría contable

Toda auditoría contable tiene unas obligaciones que debe llevar a cabo en la empresa:

  • Revisar las cuentas por tal de averiguar si la empresa ha utilizado sus recursos de forma eficiente y eficaz
  • Conocer los problemas que la empresa está teniendo en el momento, para centrarse más en si aquello está mejorando o no.
  • Verificar los informes facilitados por la empresa sobre su actividad económica para comprobar que sea una imagen fiel de la misma.

Igualmente, las auditorías contables también tienen unos objetivos a cumplir:

  • El principal objetivo que deben tener en cuenta para realizar una buena auditoría es conocer la situación actual y exacta de la empresa.
  • Detectar si hay algún fraude que se esté cometiendo en la empresa.
  • Observar si el sistema de trabajo empleado en la empresa es eficiente y eficaz.
  • Comprobar la legalidad de todos los productos y actuaciones que tiene la empresa.

Es muy importante realizar auditorías contables en las empresas por tal de poder dirigir y tomar decisiones que permitan tener un mayor éxito. Además, de esta forma también podemos evitar quebraderos respecto a aspectos legales.

La figura del auditor en una auditoría contable

El auditor es la persona encargada de realizar la evaluación en la auditoría contable. Su traba implica analizar las acciones que la empresa lleva a cabo y los documentos donde estas están registradas. Entonces, el auditor tendrá que valorar y determinar si las medidas que la empresa ha tomado son adecuadas y han beneficiado a la compañía. Estos profesionales están en la capacidad de subministrar estrategias ideadas para evitar riesgos, así como métodos para reducir costos. Todo con el fin de maximizar la productividad de la empresa e incrementar las ganancias. En general, la responsabilidad de un auditor en una auditoría contable se basa en garantizar que su cliente utilice sus recursos de la manera más eficiente y eficaz posible.

 

 

Select Business School se une a Emagister en becas para la formación online

Select Business School se une a Emagister en becas para la formación online

Emagister pone a disposición de los estudiantes descuentos en másteres y cursos

Los expertos tienen claro que la educación y el trabajo ya no volverán a ser como antes de la pandemia. Ahora la educación en las clases ha pasado a ser a través de una pantalla. Emagister, junto con otros centros educativos, han aprovechado la situación para ofrecer un millón de euros en becas formativas para másteres y cursos online.

Las escuelas de negocios ISEB, IEBS, Educa, Constanza, Citus y Select Business School ofertan programas como el Máster en Marketing y Digital Business o el Máster doble en Dirección de Marketing Digital y en Digital Business y Comercio Electrónico.

La formación online nos da ventajas como la personalización de la enseñanza, la flexibilidad de horarios o la facilidad de acceso. Todas estas, sin duda, han contribuido a que la formación online goce de una buena reputación en la sociedad. Durante el confinamiento, muchas personas han dedicado más tiempo a sus estudios y muchos han podido terminar programas que duraban hasta tres y cuatro meses.

El hecho de estudiar online también implica una responsabilidad del propio alumno y un mantenimiento de su motivación para seguir estudiando. Antes de la pandemia, las búsquedas de cursos en Internet se resumían en cursos cortos y gratuitos. Pero cuando empezó el confinamiento, las búsquedas pasaron a ser de másteres y cursos de mayor duración. Después, cuando algunas provincias ya empezaban a entrar en Fase 1, se detectó un repunte en los cursos relacionados con la salud, la enfermería y todo lo que son primeros auxilios.

Ahora hay muchas preguntas al aire sobre como será todo después de la pandemia. Cuestiones sobre cómo serán las clases después del coronavirus o si las asignaturas se plantearán de diferente forma. El hecho de la utilización masiva de las tecnologías durante estos días, ha impuesto una forma nueva de trabajar que seguramente condicionará aspectos de la educación y del mundo labora.

El reto más importante que ahora tiene la educación tiene que ver con la capacidad de adaptación de los programas educativos a las demandas del mercado laboral. Lo ideal sería que el mercado laboral y la educación cambiaran al mismo ritmo.

¿Qué información debe contener un plan de evacuación?

¿Qué información debe contener un plan de evacuación?

Todas las empresas, locales y edificios deben contar con un plan de evacuación en caso de emergencia. Es un aspecto indispensable que forma parte de la legislación en prevención de riesgos laborales y seguridad y salud en el trabajo. Sin un plan de evacuación, podría haber un accidente o catástrofe natural que pusiese en peligro a las personas de la organización o exteriores a esta.

Si quieres ampliar tus conocimientos respecto a los protocolos de seguridad laboral, no te pierdas el Curso de Prevención de Riesgos Laborales.

¿Qué es un plan de evacuación?

El plan de evacuación es, tal como indica su nombre, un proyecto de actuación. Es un documento que reúne el protocolo a seguir en caso de que haya un peligro que pueda perjudicar a las personas que están en ese lugar en el momento de los hechos. Estos peligros pueden ser incendios, inundaciones, accidentes de todo tipo, catástrofes, etc. Seguro que os sonará de haber visto un mapa con las salidas de emergencia en hospitales, escuelas u otras instituciones. Este mapa forma parte del plan de evacuación y señala las salidas del edificio por las que, en principio, es seguro salir si la puerta principal está bloqueada.

Se recomienda que el plan sea diseñado por una empresa especializada en el sector. Esta sabrá identificar los riesgos y los peligros de cada lugar y elaborará un plan de evacuación adaptado al espacio y al contexto de la organización.

Uno de los aspectos más importantes del plan de evacuación es el plano del lugar. El primero que hay que elaborar es el plano del edificio a nivel general. Hay que indicar qué calles rodean el edificio o local, cuál es el punto de encuentro exterior en caso de evacuación y cuáles son las salidas al exterior del edificio. Por otro lado, es importante detallar cuál es el recorrido de evacuación, ya que puede haber varias personas en zonas distintas del lugar.

Seguidamente, hay que elaborar un plano de cada planta del edificio o cada zona del local. En este plano deben aparecer todas las paredes, escaleras, puertas, etc. Además, se debe indicar con flechas el sentido de la evacuación y señalar los elementos que pueden ser de ayuda para protegernos: extintores de incendio, pulsadores de alarma, mascarillas, etc.

¿Qué información contiene?

  1. Lo primero que debemos señalar en el plan de evacuación es el nombre del edificio o lugar y de la empresa. A continuación, se identifican los diversos espacios y se señalan aspectos tales como el aforo máximo.
  2. Seguidamente se identifican las instalaciones de protección contra incendios: luces de emergencia, alarmas, extintores, detectores de humo, bocas de incendio, etc.
  3. Se clasifican los posibles riesgos del interior por riesgo alto, riesgo medio y riesgo bajo. Por lo tanto, se deben identificar elementos que puedan suponer un peligro: depósitos de combustible, cableado, cocinas, aparatos eléctricos, instalaciones, calderas, etc.
  4. A continuación, se identifican los riesgos del exterior. Por ejemplo, puede haber peligro de inundación, de tormentas, de nevadas o de incendios. También hay que tener en cuenta los edificios colindantes o las instalaciones cercanas que puedan suponer un peligro: gasolineras, industrias químicas, almacenes, carreteras principales, etc.
  5. En un plan de evacuación hay que designar un coordinador general o responsable en caso de emergencia, así como definir cuáles son sus funciones y responsabilidades.
  6. Hay que describir al detalle el procedimiento de evacuación y cómo se llevará a cabo. Por otro lado, también hay que indicar en qué casos se requeriría confinamiento en lugar de una evacuación.

Una vez detallados los aspectos anteriores, hay que valorar también la posibilidad de que no sea posible llevar a cabo la evacuación; así como tener en cuenta a las personas con movilidad reducida. Finalmente, indicar con qué frecuencia y de qué modo se harán los simulacros de evacuación.

 

 

La importancia de la informática forense

La importancia de la informática forense

Con la llegada de las nuevas tecnologías y, en especial, del análisis de datos, se destacó la importancia de la seguridad en la red. Con el incremento de los delitos informáticos, además, la informática forense se encuentra en pleno auge. Es una disciplina compleja, de la que forma parte tanto la normativa legal como la investigación criminal.

¿Quieres saber más sobre seguridad en la red? Con el Máster de Analista en Ciberseguridad y Análisis de Información con Big Data podrás compaginar tu vida laboral y personal con el aprendizaje.

¿Qué es la informática forense?

Hoy en día tenemos a nuestra disposición una serie de herramientas que protegen nuestra información personal en la red. Antivirus, software variado de seguridad y otro tipo de sistemas informáticos. Todas estas alternativas forman parte de una disciplina que conocemos como informática forense. Esta se encarga de adquirir, preservar y proteger datos procesados de forma electrónica y almacenados en un medio físico. Los sistemas de información son investigados, de forma periódica, para detectar cualquier pequeña vulnerabilidad que pueda poner en peligro la enorme cantidad de datos que se procesan y almacenan cada segundo.

El carácter de la informática forense es preventivo. Mediante diversas técnicas, prueba que los sistemas de seguridad implementados son los adecuados. Además, también se encarga de elaborar las políticas de seguridad y de definir qué sistemas son los idóneos para cada caso.

La informática forense es una ciencia indispensable para todas las empresas, pues garantiza que la información confidencial y los datos de todas las personas que interaccionan con la compañía estén debidamente protegidos y fuera del alcance de los delincuentes de la red.

¿Qué conocimientos debe tener un informático forense?

El primer paso para realizar un análisis forense es la recuperación de datos, por ello es muy importante contar con las herramientas necesarias para poder recopilarlos todos. La informática forense está muy ligada a la comisión de delitos, por lo que se debe conocer la legislación vigente al respecto.

El profesional que se dedique a la informática forense debe conocer las diversas metodologías de análisis forense, así como la larga serie de procedimientos forenses y legales implicados en la seguridad de la red.

Para realizar dichos procedimientos, es necesario que los profesionales cuenten con un laboratorio forense equipado con todas las herramientas necesarias. Desde máquinas virtuales a servidores y hardware de adquisición de datos y almacenamiento, entre otros. Tienen que conocer al detalle los sistemas operativos que existen, por ejemplo Windows, Linux y Mac; así como los diversos tipos de redes existentes: ADSL, WLAN, 3G, Bluetooth, etc.

Por otro lado, la gestión de evidencias digitales es un aspecto importante que contribuye a la investigación y al posterior análisis. Los soportes que pueden contener dichas evidencias son tarjetas SIM de móviles, discos duros y archivos informáticos de todo tipo, entre otros. Además, cada sistema de ficheros, lo que conocemos por FAT, NTFS o ext4, tiene una estructura determinada. Conocerlos todos es fundamental para poder recuperar información y extraer la mayor cantidad de datos posible. La memoria RAM y los datos volátiles que desaparecen al apagar un equipo también son un foco importante de datos útiles. Por ejemplo, nos ayuda a detectar malware o las contraseñas de sitios web contenidas en el interior de la memoria. En los logs, además, podemos encontrar huellas de todas y cada una de las acciones que realizamos en la red.

El listado de herramientas y procedimientos que se deben conocer es muy extenso y exhaustivo. Además, dada la naturaleza de esta disciplina, es muy importante que los profesionales de esta rama se mantengan constantemente actualizados.

 

 

El factoring, beneficios e inconvenientes

El factoring, beneficios e inconvenientes

El factoring es un método de financiamiento orientado, preferentemente, a pequeñas y medianas empresas. Consiste en crear un contrato mediante el cual una empresa cede la facturación generada por sus ventas a una entidad financiera determinada y esta se encarga de gestionar el cobro. A cambio, dicha entidad bancaria ofrece el importe de las facturas cedidas, excepto un porcentaje de comisión.

Si quieres aprender más sobre finanzas, echa un vistazo a nuestro Máster en Gestión Financiera.

Ventajas y desventajas del factoring

A pesar de que la liquidez inmediata sea una de las principales ventajas del factoring, podemos identificar una serie de beneficios en los servicios adicionales que ofrece. Si la empresa necesita un préstamo de forma puntual, podrá hacerlo sin problema. Dado que el factoring se trata de un intercambio de derechos de cobro entre la empresa y el banco, no es probable que se generen deudas. Además, dado que la gestión del cobro la realiza otra entidad, la empresa no tiene que destinar recursos extra a esta operación.

Por otro lado, gozamos del soporte que nos brinda la entidad financiera en relación a la clasificación del crédito y la externalización de las labores administrativas de cobro. Por otra parte, si también contamos con el asesoramiento financiera y comercial, la entidad bancaria realiza un análisis exhaustivo de la compañía y de sus clientes. Esto ayuda a mejorar el nivel de gestión y orienta a la empresa en la búsqueda de nuevos clientes.

Sin embargo, el factoring también tiene sus inconvenientes. El principal es su alto coste financiero, ya que la comisión que suelen cobrar las entidades financieras ronda el 2 o el 3% del total. También cobran un interés determinado en función del plazo de vencimiento y una comisión por el coste del servicio contratado. Por otro lado, el factoring suele aceptar únicamente a los clientes más solventes y que no supongan un esfuerzo administrativo. Además, nos podemos encontrar con la negativa, por parte de la entidad bancaria, a anticipar determinados créditos a algunos clientes; con el consecuente bloqueo contractual por parte del cliente.

Tipos de factoring

Además del servicio mencionado anteriormente, el factoring también ofrece otros adicionales, como el asesoramiento comercial. Dependiendo del tipo de acuerdo entre la empresa y la entidad bancaria distinguimos diversos tipos de factoring financiero.

  • Sin recurso. La entidad financiera asume el riesgo de impago del deudor. Es la modalidad más utilizada.
  • Con recurso. Es la empresa quien se encarga del riesgo de insolvencia del deudor.
  • Con notificación. La entidad bancaria se encarga de notificar al deudor la cesión de la factura. La empresa tiene la obligación de pagar lo acordado con el banco.
  • Sin notificación. El deudor no tiene constancia de la cesión de la factura y esta corre a cargo de la empresa.
  • De agencia. Independientemente de la modalidad, la compañía puede ser nombrada como «agente de cobro» por parte de la entidad financiera. La empresa, a continuación, lleva a cabo el cobro de los créditos cedidos y tiene la obligación de remitir al banco los fondos recibidos por parte de los deudores.
  • Con o Sin globalidad. Independientemente de la modalidad, el contrato entre la entidad financiera y la empresa puede requerir que esta última tenga que ceder al banco la globalidad de la facturación sobre uno o varios deudores incluidos en la operación.