Empresa

¿Qué información debe contener un plan de evacuación?

¿Qué información debe contener un plan de evacuación?

Todas las empresas, locales y edificios deben contar con un plan de evacuación en caso de emergencia. Es un aspecto indispensable que forma parte de la legislación en prevención de riesgos laborales y seguridad y salud en el trabajo. Sin un plan de evacuación, podría haber un accidente o catástrofe natural que pusiese en peligro a las personas de la organización o exteriores a esta.

Si quieres ampliar tus conocimientos respecto a los protocolos de seguridad laboral, no te pierdas el Curso de Prevención de Riesgos Laborales.

¿Qué es un plan de evacuación?

El plan de evacuación es, tal como indica su nombre, un proyecto de actuación. Es un documento que reúne el protocolo a seguir en caso de que haya un peligro que pueda perjudicar a las personas que están en ese lugar en el momento de los hechos. Estos peligros pueden ser incendios, inundaciones, accidentes de todo tipo, catástrofes, etc. Seguro que os sonará de haber visto un mapa con las salidas de emergencia en hospitales, escuelas u otras instituciones. Este mapa forma parte del plan de evacuación y señala las salidas del edificio por las que, en principio, es seguro salir si la puerta principal está bloqueada.

Se recomienda que el plan sea diseñado por una empresa especializada en el sector. Esta sabrá identificar los riesgos y los peligros de cada lugar y elaborará un plan de evacuación adaptado al espacio y al contexto de la organización.

Uno de los aspectos más importantes del plan de evacuación es el plano del lugar. El primero que hay que elaborar es el plano del edificio a nivel general. Hay que indicar qué calles rodean el edificio o local, cuál es el punto de encuentro exterior en caso de evacuación y cuáles son las salidas al exterior del edificio. Por otro lado, es importante detallar cuál es el recorrido de evacuación, ya que puede haber varias personas en zonas distintas del lugar.

Seguidamente, hay que elaborar un plano de cada planta del edificio o cada zona del local. En este plano deben aparecer todas las paredes, escaleras, puertas, etc. Además, se debe indicar con flechas el sentido de la evacuación y señalar los elementos que pueden ser de ayuda para protegernos: extintores de incendio, pulsadores de alarma, mascarillas, etc.

¿Qué información contiene?

  1. Lo primero que debemos señalar en el plan de evacuación es el nombre del edificio o lugar y de la empresa. A continuación, se identifican los diversos espacios y se señalan aspectos tales como el aforo máximo.
  2. Seguidamente se identifican las instalaciones de protección contra incendios: luces de emergencia, alarmas, extintores, detectores de humo, bocas de incendio, etc.
  3. Se clasifican los posibles riesgos del interior por riesgo alto, riesgo medio y riesgo bajo. Por lo tanto, se deben identificar elementos que puedan suponer un peligro: depósitos de combustible, cableado, cocinas, aparatos eléctricos, instalaciones, calderas, etc.
  4. A continuación, se identifican los riesgos del exterior. Por ejemplo, puede haber peligro de inundación, de tormentas, de nevadas o de incendios. También hay que tener en cuenta los edificios colindantes o las instalaciones cercanas que puedan suponer un peligro: gasolineras, industrias químicas, almacenes, carreteras principales, etc.
  5. En un plan de evacuación hay que designar un coordinador general o responsable en caso de emergencia, así como definir cuáles son sus funciones y responsabilidades.
  6. Hay que describir al detalle el procedimiento de evacuación y cómo se llevará a cabo. Por otro lado, también hay que indicar en qué casos se requeriría confinamiento en lugar de una evacuación.

Una vez detallados los aspectos anteriores, hay que valorar también la posibilidad de que no sea posible llevar a cabo la evacuación; así como tener en cuenta a las personas con movilidad reducida. Finalmente, indicar con qué frecuencia y de qué modo se harán los simulacros de evacuación.

 

 

La importancia de la informática forense

La importancia de la informática forense

Con la llegada de las nuevas tecnologías y, en especial, del análisis de datos, se destacó la importancia de la seguridad en la red. Con el incremento de los delitos informáticos, además, la informática forense se encuentra en pleno auge. Es una disciplina compleja, de la que forma parte tanto la normativa legal como la investigación criminal.

¿Quieres saber más sobre seguridad en la red? Con el Máster de Analista en Ciberseguridad y Análisis de Información con Big Data podrás compaginar tu vida laboral y personal con el aprendizaje.

¿Qué es la informática forense?

Hoy en día tenemos a nuestra disposición una serie de herramientas que protegen nuestra información personal en la red. Antivirus, software variado de seguridad y otro tipo de sistemas informáticos. Todas estas alternativas forman parte de una disciplina que conocemos como informática forense. Esta se encarga de adquirir, preservar y proteger datos procesados de forma electrónica y almacenados en un medio físico. Los sistemas de información son investigados, de forma periódica, para detectar cualquier pequeña vulnerabilidad que pueda poner en peligro la enorme cantidad de datos que se procesan y almacenan cada segundo.

El carácter de la informática forense es preventivo. Mediante diversas técnicas, prueba que los sistemas de seguridad implementados son los adecuados. Además, también se encarga de elaborar las políticas de seguridad y de definir qué sistemas son los idóneos para cada caso.

La informática forense es una ciencia indispensable para todas las empresas, pues garantiza que la información confidencial y los datos de todas las personas que interaccionan con la compañía estén debidamente protegidos y fuera del alcance de los delincuentes de la red.

¿Qué conocimientos debe tener un informático forense?

El primer paso para realizar un análisis forense es la recuperación de datos, por ello es muy importante contar con las herramientas necesarias para poder recopilarlos todos. La informática forense está muy ligada a la comisión de delitos, por lo que se debe conocer la legislación vigente al respecto.

El profesional que se dedique a la informática forense debe conocer las diversas metodologías de análisis forense, así como la larga serie de procedimientos forenses y legales implicados en la seguridad de la red.

Para realizar dichos procedimientos, es necesario que los profesionales cuenten con un laboratorio forense equipado con todas las herramientas necesarias. Desde máquinas virtuales a servidores y hardware de adquisición de datos y almacenamiento, entre otros. Tienen que conocer al detalle los sistemas operativos que existen, por ejemplo Windows, Linux y Mac; así como los diversos tipos de redes existentes: ADSL, WLAN, 3G, Bluetooth, etc.

Por otro lado, la gestión de evidencias digitales es un aspecto importante que contribuye a la investigación y al posterior análisis. Los soportes que pueden contener dichas evidencias son tarjetas SIM de móviles, discos duros y archivos informáticos de todo tipo, entre otros. Además, cada sistema de ficheros, lo que conocemos por FAT, NTFS o ext4, tiene una estructura determinada. Conocerlos todos es fundamental para poder recuperar información y extraer la mayor cantidad de datos posible. La memoria RAM y los datos volátiles que desaparecen al apagar un equipo también son un foco importante de datos útiles. Por ejemplo, nos ayuda a detectar malware o las contraseñas de sitios web contenidas en el interior de la memoria. En los logs, además, podemos encontrar huellas de todas y cada una de las acciones que realizamos en la red.

El listado de herramientas y procedimientos que se deben conocer es muy extenso y exhaustivo. Además, dada la naturaleza de esta disciplina, es muy importante que los profesionales de esta rama se mantengan constantemente actualizados.

 

 

El factoring, beneficios e inconvenientes

El factoring, beneficios e inconvenientes

El factoring es un método de financiamiento orientado, preferentemente, a pequeñas y medianas empresas. Consiste en crear un contrato mediante el cual una empresa cede la facturación generada por sus ventas a una entidad financiera determinada y esta se encarga de gestionar el cobro. A cambio, dicha entidad bancaria ofrece el importe de las facturas cedidas, excepto un porcentaje de comisión.

Si quieres aprender más sobre finanzas, echa un vistazo a nuestro Máster en Gestión Financiera.

Ventajas y desventajas del factoring

A pesar de que la liquidez inmediata sea una de las principales ventajas del factoring, podemos identificar una serie de beneficios en los servicios adicionales que ofrece. Si la empresa necesita un préstamo de forma puntual, podrá hacerlo sin problema. Dado que el factoring se trata de un intercambio de derechos de cobro entre la empresa y el banco, no es probable que se generen deudas. Además, dado que la gestión del cobro la realiza otra entidad, la empresa no tiene que destinar recursos extra a esta operación.

Por otro lado, gozamos del soporte que nos brinda la entidad financiera en relación a la clasificación del crédito y la externalización de las labores administrativas de cobro. Por otra parte, si también contamos con el asesoramiento financiera y comercial, la entidad bancaria realiza un análisis exhaustivo de la compañía y de sus clientes. Esto ayuda a mejorar el nivel de gestión y orienta a la empresa en la búsqueda de nuevos clientes.

Sin embargo, el factoring también tiene sus inconvenientes. El principal es su alto coste financiero, ya que la comisión que suelen cobrar las entidades financieras ronda el 2 o el 3% del total. También cobran un interés determinado en función del plazo de vencimiento y una comisión por el coste del servicio contratado. Por otro lado, el factoring suele aceptar únicamente a los clientes más solventes y que no supongan un esfuerzo administrativo. Además, nos podemos encontrar con la negativa, por parte de la entidad bancaria, a anticipar determinados créditos a algunos clientes; con el consecuente bloqueo contractual por parte del cliente.

Tipos de factoring

Además del servicio mencionado anteriormente, el factoring también ofrece otros adicionales, como el asesoramiento comercial. Dependiendo del tipo de acuerdo entre la empresa y la entidad bancaria distinguimos diversos tipos de factoring financiero.

  • Sin recurso. La entidad financiera asume el riesgo de impago del deudor. Es la modalidad más utilizada.
  • Con recurso. Es la empresa quien se encarga del riesgo de insolvencia del deudor.
  • Con notificación. La entidad bancaria se encarga de notificar al deudor la cesión de la factura. La empresa tiene la obligación de pagar lo acordado con el banco.
  • Sin notificación. El deudor no tiene constancia de la cesión de la factura y esta corre a cargo de la empresa.
  • De agencia. Independientemente de la modalidad, la compañía puede ser nombrada como «agente de cobro» por parte de la entidad financiera. La empresa, a continuación, lleva a cabo el cobro de los créditos cedidos y tiene la obligación de remitir al banco los fondos recibidos por parte de los deudores.
  • Con o Sin globalidad. Independientemente de la modalidad, el contrato entre la entidad financiera y la empresa puede requerir que esta última tenga que ceder al banco la globalidad de la facturación sobre uno o varios deudores incluidos en la operación.

 

 

 

El Compliance Officer: origen y responsabilidades

El Compliance Officer: origen y responsabilidades

¿Quién es el Compliance Officer? ¿Qué papel desempeña en las empresas? Esta figura, que actúa como un elemento de vigilancia y control, juega un papel muy importante para garantizar el cumplimiento de la normativa en el sector económico y financiero. Todas las empresas que no sean consideradas personas jurídicas de pequeñas dimensiones deben contar con este profesional o subcontratar el servicio cuando sea necesario.

Si quieres saber más acerca de esta profesión, echa un vistazo al Máster de Compliance Officer y Derecho Penal.

¿Cuál es el origen del Compliance Officer?

Conocido por su nombre anglosajón, el Compliance Officer es el Oficial de Cumplimiento. En un primer momento apareció en los mercados financieros que estaban muy regulados, así como en el sector farmacéutico, debido a la necesidad de cumplir con la extensa normativa. A raíz de diversos escándalos financieros ocurridos en los Estados Unidos en los inicios de la década del 2000, esta figura cobró importancia como fin para garantizar la legalidad de las acciones de las empresas. De forma progresiva, esta figura se fue instaurando en otros países. En España, este profesional empezó a tener relevancia alrededor del año 2015, aunque el cargo no está regulado de forma expresa en el marco jurídico español. Son las empresas quienes definen cuál es el rol del Compliance Officer, sus responsabilidades y las atribuciones con las que puede ejercer.

¿Cuáles son sus tareas?

El Compliance Officer se encarga de la supervisión, control y vigilancia de la normativa de la empresa a la que ofrezca su servicio. Para que esta persona u órgano pueda ejercer como tal, debe cumplir con ciertos aspectos.

  • Debe disponer de poderes autónomos de iniciativa y control. Debe poder tomar decisiones por cuenta propia y no depender de la autorización de otros organismos. Asimismo, también deberá ejecutar las medidas que considere oportunas.
  • No debe omitir ni ejercer de forma insuficiente sus funciones. Puede que este profesional sea el último filtro ante la prevención de delitos financieros. Por ello, se le exige la máxima diligencia en el cumplimiento de sus funciones.
  • Debe informar de los posibles riesgos e incumplimientos cuando sea necesario. Su capacidad para detectar y notificar los riesgos influye de manera directa en la capacidad de la empresa para prevenir los delitos y adoptar las medidas adecuadas para el cumplimiento de su normativa.

La normativa ISO 19600 y su relación

No hay un consenso específico sobre todas las funciones y responsabilidades de este profesional, ya que pueden variar de una empresa a otra. Sin embargo, existen unas líneas generales de actuación recogidas en la Norma ISO 19600. Al Compliance Officer se le asignan las siguientes tareas:

  • Identificar las obligaciones a las cuales están sujetas las empresas.
  • Conocer y comprender los procesos de la empresa.
  • Tiene la responsabilidad de proveer o coordinar los entrenamientos en materia de cumplimiento normativo a los empleados de una organización.
  • Divulgar la información relevante de la normativa empresarial al personal interno. Asimismo, debe hacer entrega del Código de Conducta.
  • Implementar las medidas o controles que le permitan conocer los riesgos y/o incidencias de la organización. Esto se lleva a cabo mediante un sistema de denuncias, reuniones, informes, checkpoints, indicadores de desempeño y mecanismos de soporte directo.

Qué es un MBA y por qué te interesa si quieres emprender

Qué es un MBA y por qué te interesa si quieres emprender

Se ha hablado mucho sobre los MBA y su campo de aplicación, pero si te sigues preguntando qué es un MBA: no te preocupes, estamos aquí para resolver todas las dudas que tengas. Debes saber que esta formación está orientada al sector empresarial. Para los emprendedores y emprendedoras es una excelente forma de adquirir conocimientos sobre la empresa y sus funciones. Aprenderás sobre gestión y dirección de personal, contratos, nóminas, procedimientos formales… En resumen, los conocimientos esenciales para poder crear, dirigir y gestionar un negocio de cualquier tipo.

Echa un vistazo a nuestro MBA en Dirección y Administración de Empresas y emprende tu camino al éxito.

¿Qué es un MBA?

La palabra MBA significa Master of Business Administration, traducido como Máster en Administración de Empresas. Como hemos comentado anteriormente, estos estudios van dirigidos a aquellas personas que formen o deseen formar parte del sector empresarial. Debemos distinguir entre cuatro categorías, que explicaremos a continuación.

  1. MBA Executive. Dirigido a ejecutivos que desean seguir estudiando y actualizando sus conocimientos en el sector de los negocios. Suelen reunir una serie de requisitos académicos y/o profesionales para poder acceder al curso. Es considerado el Máster de mayor nivel.
  2. Specialist MBA. Están enfocados a determinadas especializaciones. Las finanzas, el comercio internacional y el marketing suelen ser los campos de estudio más habituales en este caso.
  3. MBA International. Suele ser cursado por estudiantes jóvenes o personas sin responsabilidades familiares o profesionales. Esto sucede porque permite realizar tanto la formación como las prácticas en otros países. Además, se requiere un nivel medio o avanzado en idiomas.
  4. Finalmente, el MBA a tiempo parcial o completo y con modalidad presencial o a distancia. Los másters online, por ejemplo, son una maravillosa opción para aquellas personas que compaginan estudios y empleo. Permiten escoger la carga lectiva deseada y organizar sus tareas de forma flexible y sin horarios estipulados.

¿Qué valor aporta un MBA a mi carrera profesional?

Si te preguntas por qué deberías plantearte cursar un MBA, aquí tienes la respuesta. Todas las tiendas a las que acudes, ópticas, escuelas, supermercados, clínicas, hospitales… Todos y cada uno de los establecimientos que ofrecen un producto o servicio son empresas. Públicas o privadas, pero empresas. Conocer el funcionamiento de estas y los elementos que forman parte de la dinámica empresarial es imprescindible para dirigir o gestionar cualquier negocio. Además, también nos proporcionan conocimientos muy valiosos sobre dirección de personal. El objetivo de estos estudios es formar directivos con la capacidad de dirigir una compañía y ser responsables con las tareas asignadas. Nos ofrece una visión global del sector y de las áreas más relevantes de una empresa, facilitando la comprensión de todos los procesos internos y externos.

¿Qué es un PDD o Programa de Desarrollo Directivo?

¿Qué es un PDD o Programa de Desarrollo Directivo?

El PDD, también llamado Programa de Desarrollo Directivo, es un programa formativo indicado para gerentes, directivos y empresarios que quieran potenciar sus habilidades en el sector de los negocios. En un mercado cambiante y cada vez más complejo, las empresas se ven prácticamente en la obligación de reinventarse y modificar su modus operandi. Replantearse estrategias, objetivos y métodos de trabajo es la prioridad para hacer frente a un entorno caracterizado por crisis económicas y fluctuaciones monetarias constantes.

Fórmate con el Curso en Programa de Desarrollo Directivo y descubre las técnicas y herramientas que te llevarán a dotar de valor a tu organización.

¿Qué es un PDD?

El PDD es un programa dirigido a desarrollar las competencias de directivos, gerentes o empresarios que tienen responsabilidades a su cargo. Está especialmente enfocado a perfiles con grandes responsabilidades, como la toma de decisiones, la planificación de estrategias y la gestión de equipos. Por ello, es recomendable para profesionales con experiencia en el sector de los negocios.

En un entorno cambiante y un mercado con mayor complejidad y competencia, es esencial que los profesionales sean capaces de actualizarse y adaptarse a los cambios inminentes e inesperados. Las nuevas tecnologías también son un punto importante a tratar, pues gracias a ellas las dinámicas de trabajo han cambiado. Actualmente disponemos de herramientas que facilitan la realización de todo tipo de tareas, y de las que podemos beneficiarnos en gran medida. Por ejemplo, implementar un servicio de venta online es una buena forma de expandir el negocio y llegar a mayor cantidad del público objetivo. Pero para lograrlo, hay que conocer la diversidad de elementos presentes en el entorno digital, así como sus características. Gracias a las TIC, se han reemplazado los procesos manuales y se ha mejorado la distribución del trabajo, entre muchos otros aspectos. Adaptarse a las nuevas tecnologías asegurará el crecimiento de la empresa.

Competencias que trata el PDD

El PDD hace especial hincapié en competencias que son esenciales para el correcto manejo y desarrollo de una empresa. Gracias a este programa, se dotará al empresario o empresaria de una visión integral de su organización, así como de los diversos departamentos que la forman. Así mismo, está especialmente orientado a mejorar la gestión del cambio y la toma de decisiones ante imprevistos. A veces, es inevitable que algo salga mal a última hora; prevenir y saber afrontar la situación es la única forma para que la empresa siga adelante a pesar de la inconveniencia.

Por otro lado, se potencia la comunicación corporativa, tanto interna como externa, con el fin de transmitir la misión y los valores de la empresa de forma eficaz. Asimismo, entrena la capacidad del directivo o directiva para identificar sus propias fortalezas y debilidades.

Gracias a la gestión de equipos, además, la relación entre los empleados y los directivos mejorará de forma considerable. Un empleado que se siente valorado se verá mucho más motivado para asistir al trabajo y realizar sus tareas con mayor eficiencia.

¿Qué aprenderás?

A grandes rasgos, estos son algunos de los puntos clave que se trabajan en un Programa de Desarrollo Directivo.

  • Dirección estratégica y organizacional.
  • Análisis de mercado.
  • Gestión de equipos y resolución de conflictos.
  • Gestión de talento.
  • Análisis de inversiones y riesgos financieros.
  • Gestión fiscal y laboral.
  • Liderazgo, ética empresarial y emprendiduría.
  • Herramientas digitales enfocadas a los negocios.

Aplicar lo aprendido en un PDD a una organización garantizará un aumento de la productividad y el rendimiento del personal y de la empresa.