Comunicación y Marketing

Marketing sensorial: qué es y para qué sirve

Marketing sensorial: qué es y para qué sirve

El marketing sensorial ha adquirido mucha importancia en los últimos tiempos. Esta forma de comunicarnos permite a las empresas conectar su marca o servicios con el estilo de vida de sus clientes. En este blog explicaremos en qué consiste exactamente este tipo de marketing, cuáles son sus objetivos principales y qué características le representan. ¡Si te interesa, sigue leyendo para descubrirlo! Además, puedes ampliar tus conocimientos, especializándote con nuestra triple titulación del Máster en Marketing + Máster en Marketing Intelligence + Máster en Neuromarketing.

¿Qué es el marketing sensorial?

El marketing sensorial es una estrategia que se utiliza para crear una experiencia positiva asociada a una marca, generar valor a su entorno y relevancia para los clientes. Es decir, es una herramienta dinámica y efectiva que busca mejorar la relación con los usuarios mediante la estimulación de los sentidos.

Gracias al marketing de los sentidos, el público consigue acercarse más al producto. Así se incrementa el tiempo de compra o, incluso mejor, se obtiene una venta. Esto ocurre porque el subconsciente de los sentidos, le hacen experimentar una ambiente agradable y satisfactorio.

La ciencia denominada neuromaketing está muy relacionada con el marketing sensorial. Pues estudia los procesos mentales de los consumidores para encontrar motivos de compra. Por lo tanto, para que estas estrategias funcionen y una empresa consiga el éxito, es necesario utilizar técnicas cotidianas donde los sentidos influyan de alguna manera para intentar vender más.

Cinco objetivos

Podemos identificar 5 objetivos del marketing sensorial:

  • Atraer y fidelizar clientes potenciales.
  • Crear una identidad de marca.
  • Humanizar la marca.
  • Poner en valor los productos.
  • Ofrecer una experiencia sensorial única.

Los cinco sentidos del marketing sensorial

Los humanos percibimos la realidad a través de nuestros cinco sentidos. Y procesamos la información en forma de emociones. Entender este proceso, es una gran oportunidad para mejorar los resultados de una empresa. Se distinguen concretamente esto cinco sentidos:

Olfato

El olfato nos permite asociar determinados olores con situaciones concretas, así como evocar recuerdos de todo tipo. Este sentido es uno de los más sensibles y emocionales. Pues, la nariz es capaz de distinguir más de un trillón de estímulos olfativos. No obstante, aunque sea una buena estrategia, el marketing olfativo tendrá más o menos importancia depende del negocio que se tenga.

Tacto

El tacto favorece la identidad de marca porque supone una doble interacción de los clientes con la marca. Mediante este sentido, se puede controlar la inconsciencia de los consumidores, así como sus percepciones, sensaciones y preferencias.

Oído

El oído se utiliza para despertar emociones y sentimientos. La música es uno de los elementos claves para crear una imagen y una identidad de marca. Esto y el ritmo ayudan a influenciar los hábitos de compra de los usuarios.

Gusto

El marketing gustativo está relacionado con los estados emocionales. Esto significa que pueden aparecer cambios de actitud y de percepción de marca. A su vez, también se generan emociones completas que consiguen trasladarnos en el tiempo. Este sentido es muy común en el sector de la hostelería y los alimentos.

Vista

Con las nuevas tecnologías y las pantallas, las personas reciben constantemente estímulos visuales. Las empresas utilizan este canal para enviar mensajes a sus clientes actuales y potenciales, mediante banners, imágenes y vídeos únicos, logotipos originales, etc.

¿Qué son las relaciones públicas y para qué sirven?

¿Qué son las relaciones públicas y para qué sirven?

Las relaciones públicas son personas que se encargan de establecer un conjunto de acciones de comunicación estratégica. Su objetivo consiste en obtener un resultado mediante herramientas de investigación y técnicas de comunicación. En este blog explicaremos cuál es la función principal de, las conocidas también, RRPP. Además, si quieres fortalecer los vínculos estratégicos entre tu empresa u organización, no dudes en realizar nuestro Máster en Gestión de Eventos + Máster en Relaciones Públicas + Máster en Protocolo.

¿Qué son las relaciones públicas?

Las relaciones públicas son comunicaciones corporativas que proponen transmitir una imagen clara y transparente. Las acciones de esta disciplina también son de confianza con su público externo (clientes potenciales y reales, proveedores, medios de comunicación, accionistas,) e interno (todas las personas que forman parte de la empresa). Los trabajadores de la comunicación interna tienen que interiorizar la cultura empresarial y estar motivados con su situación en la organización. Su papel es fundamental para el reconocimiento y visibilidad de una marca.

¿Cuáles son las funciones de un profesional en relaciones públicas?

Las RRPP se basan en un proceso de investigación y técnicas de comunicación para poder anticiparse a la opinión pública. No obstante, los profesionales en relaciones públicas pueden especializarse en diferentes campos y realizar las siguientes actividades:

Planes estratégicos

Su función consiste en analizar la organización en sus diversas dimensiones y posibilidades para construir una estrategia global y transmitir el mejor mensaje e imagen de la empresa.

Medios de comunicación

Son aquellas actividades integradas en un gabinete de prensa. Es donde se gestionan publicaciones y entrevistas en los medios de comunicación. En este caso, se tiene como objetivo proteger, mantener y/o crear una buena imagen a través de los medios para el público. También se usa como modo de posicionamiento de marca o para comunicar un nuevo servicio.

Organización de eventos

Tanto los eventos internos como externos están formados por una variedad de objetivos. El profesional debe controlar que se ejecuten correctamente y que la organización de toda logística funcione como es debido.

Estudios de mercado

El estudio de mercado consiste en entender el comportamiento de los consumidores y clientes potenciales que interactúan con la marca. Esto se realiza mediante un mapeo de audiencia. Es una herramienta muy útil y fundamental en el proceso de elaboración y conducción. Esta investigación permite conocer las audiencias con las que se trabaja, así como las tendencias y las preferencias del mercado.

Producción de contenido

Escribir y crear contenido forma parte de la rutina de las relaciones públicas. Para llevar esto a cabo se necesita comprender el lenguaje y posicionamiento de la marca. De esta manera, se puede transmitir en diferentes canales, tanto internos como externos. Es decir, blogs, redes sociales, sitios webs, vídeos, etc.

Controlar opiniones, comentarios y críticas

Cada día es más fácil expresar opiniones. Por una parte, puede ser positivo tanto para las empresas como paras los consumidores porque la relación es más estrecha y cercana. No obstante, también existe una parte más complicada y es la de aceptar y lidiar con las opiniones y críticas negativas. Hay que tener en cuenta que cada acción que se haga de la compañía, esta tendrá consecuencias y reacciones. Por eso, se debe anticipar al escenario para evitar que estas situaciones ocurran.

Red de afiliados: ¿cómo funciona?

Red de afiliados: ¿cómo funciona?

La red de afiliados es una plataforma que integra un gran número de páginas web donde los anunciantes pueden mostrar sus anuncios por un importe determinado. Con la aparición de internet, la publicidad ha buscado nuevas formas de llegar a su consumidor. Gracias a esta opción, se puede acceder al público directamente. Es decir, la información de la marca se envía donde el usuario se encuentre navegando en ese momento. Sigue leyendo para saber cómo funcionan exactamente estas redes de afiliados y cuáles son sus formatos básicos. Y si quieres ampliar tus conocimientos, no dudes en realizar nuestros Másters Comunicación y Márqueting.

¿Qué es una red de afiliados?

Una red de afiliados es una plataforma que actúa como intermediario entre el comerciante, quien quiere ser anunciado, y el afiliado, el creador de contenidos. Actúa como regulador al mismo tiempo y, a ambas partes, se les proporciona la tecnología para impulsar sus relaciones. A continuación, diferenciamos un anunciante de un afiliado:

Anunciante

Un anunciante es el dueño de una marca, empresa u organización que ofrece productos o servicios. Por lo tanto, para las comerciantes, disponer de una red de afiliación significa una oportunidad para enumerar sus productos y servicios donde los afiliados pueden verlos y solicitar ser afiliados. Por lo general, los afiliados dan a conocer su producto, aumentan su presencia de la marca y aumenta sus ventas.

A través de esta plataforma, los anunciantes comparten el material publicitario, hacen el seguimiento de los resultados de cada afiliado y gestionan los pagos. En caso de ser un comerciante suficientemente grande, este puede tener su propio programa de afiliación al margen de las redes. Por ejemplo, Amazon y Desigual.

Afiliado

El afiliado es el administrador web, blog o cuentas de redes sociales donde afilia una marca. Para ellos, esta red se convierte en una enorme base de datos, productos y servicios desde donde pueden elegir qué quieren promocionar para ganar dinero. Ellos se encargan de descargar piezas publicitarias y trackearlas con su código único, de manera que cuando el afiliado pone en marcha la campaña, se empieza a registrar toda la actividad de dicha pieza. En caso de generarse alguna conversión, el sistema le asocia una comisión y la atribuye al afiliado.

¿Cómo funcionan?

Las redes de afiliación tienen un funcionamiento muy similar a nivel técnico. Decidir qué red utilizar depende, sobre todo, de los costes, del nivel de servicio que nos ofrezcan, del mercado al que nos dirijamos y de las sensaciones que nos transmita la plataforma. No obstante, a pesar de esto, todas están formadas por una base común y bastante clara.

Los formatos de las redes de afiliación

Participar en una red de afiliación es una manera muy efectiva y productiva para monetizar algunos espacios libres para anunciar en tu página web o blog. Los espacios más habituales son los siguientes:

  • Un banner superior del logo o menú.
  • Un banner inferior del menú.
  • También en los laterales de la página web o blog.
  • En el footer.
  • Dentro de las publicaciones del blog.
¿Qué es la mercadotecnia y qué tipos existen?

¿Qué es la mercadotecnia y qué tipos existen?

La mercadotecnia es un proceso social y administrativo encargado de planificar las actividades de una empresa. Se trata de identificar las necesidades de un público determinado y entender qué hay detrás de una venta para motivarla e incentivarla. De esta manera, se consigue posicionar frente a la competencia y generar estrategias empresariales más eficientes a largo plazo. Si te interesaría dedicarte profesionalmente acerca de los sistemas de información de mercado, fórmate con nuestro Máster en Comercio Internacional + Máster en Marketing Internacional.

¿Qué es la mercadotecnia?

La mercadotecnia o también, sistemas de información de mercado, se encarga de realizar un conjunto de actividades para satisfacer las necesidades de un público objetivo mediante la ejecución del concepto, el precio, la promoción y distribución de ideas, y la venta de bienes y servicios.

Este proceso SIM es cada vez más imprescindible para las empresas ya que les permite conocer las nuevas costumbres de los consumidores. También se consigue sacar conclusiones y tomar decisiones de marketing sobre un segmento del mercado.

De esta manera, se puede posicionar por delante de la competencia y mejorar los planes de internacionalización, como también fidelizar y retener a los clientes, atraer nuevos compradores, aumentar las ventas y beneficiar la rentabilidad del negocio.

¿Cuál es el objetivo principal de los SIM?

Hacer mercadotecnia no se trata únicamente de vender sino también de entender todo lo que hay detrás de una venta. Es decir, consiste en estudiar tanto el comportamiento de los consumidores como de los competidores. De esta manera, se puede ofrecer un producto más atractivo dentro de un segmento de mercado y, a la vez, motivar e incentivar dicha venta.

¿Qué tipos de mercadeo existen?

No existe un único tipo de mercadeo que se pueda aplicar a todo. Cada consumidor tiene sus propios deseos y necesidades. Por lo tanto, para seguir creciendo y cautivando clientes se recomienda conocer los diferentes tipos de mercadotecnia y poder invertir adecuadamente en la técnica.  A continuación, se muestran algunos de los tipos más conocidos:

Online

Es el marketing aplicado a internet y el que más está creciendo actualmente. Utiliza canales en línea como redes sociales, correos electrónicos, blogs, etc.

Offline

Se realizan acciones de comunicación a través de medios tradicionales como la televisión, la prensa y la radio. Estas ventas siguen teniendo hoy en día mucha importancia.

Directa

Este tipo se dirige a un público concreto mediante mensajes directos y personalizados. Estaríamos hablando de correos electrónicos, llamadas y SMS.

Indirecta

Consiste en mostrar mensajes publicitarios de forma sutil durante contenidos de programas de televisión, películas, juegos, etc.

De segmentos

Trata de identificar un grupo por sus preferencias, poder adquisitivo, ubicación geográfica, actitudes similares, etc.

De nichos

Es una segmentación todavía más específica. Es un grupo menor de personas con características aún más comunes.

Ambiental

Tiene en cuenta el medioambiente y busca vender productos y servicios ecológicamente conscientes. Quieren mejorar la calidad de vida.

Promocional

Tiene el objetivo de obtener una venda inmediatamente. Se usan descuentos, promociones, muestras gratis, etc.

¿Qué es el marketing de eventos?

¿Qué es el marketing de eventos?

El marketing de eventos es una estrategia que consiste en promocionar un producto o servicio y aumentar el reconocimiento de su marca. También busca establecer vínculos más estrechos y emocionales con clientes, empleados y proveedores. Mediante este tipo de eventos, el consumidor puede conectar de forma más rápida con la marca e identificarse con ella. Sigue leyendo para descubrir su verdadera importancia. Y convierte tu pasión en tu profesión, con nuestro curso en Organización de Eventos y Congresos.

¿Por qué es importante el marketing de eventos?

El marketing de eventos es fundamental para cautivar a los clientes. Brindan la oportunidad de establecer conexiones entre la marca y la audiencia, mediante experiencias memorables. Y, a la vez, permiten comunicar y transmitir claramente un mensaje, en el momento oportuno.

Existen varias formas de comercialización de eventos y cada una puede cumplir perfectamente con los objetivos de un vendedor:

  • Construir relaciones más sólidas con sus usuarios.
  • Lanzar un nuevo producto. Es una buena forma para introducirlo a clientes potenciales.
  • Promocionar la nueva actualización de un producto o servicio ya existente.

Gracias a estas interacciones en persona, la marca coge protagonismo. Asimismo, se consigue perdurar en la memoria del consumidor y generar valor a largo plazo en las relaciones con clientes y socios. Además, son estrategias muy versátiles y efectivas para cualquier formato.

¿Qué permite la comercialización de eventos?

El marketing de eventos es una de las estrategias más útiles para las grandes empresas. A continuación, podemos observar todo lo que le beneficia a una marca:

Crear notoriedad

Los eventos permiten mejorar la imagen de las empresas, ganar posicionamiento y valor de marca. El objetivo principal consiste en crear experiencias que conecten emocionalmente con su público. Gracias a estas sensaciones positivas, se obtiene un recuerdo agradable y perdurable en la mente de los clientes potenciales y actuales.

Generar oportunidades de negocio

Organizar eventos permite interactuar con clientes y obtener leads que pueden convertirse en posibles ventas. Para que este paso sea efectivo, se aconseja definir y conocer en profundidad el público objetivo. Así, asistirán y participarán en el evento los perfiles que realmente nos interesen.

Conectar con el cliente

La mejor manera de obtener resultados es generando un importante engagement emocional con el público. Es decir, hay que ser capaz de captar su atención, de sorprenderlos, divertirlos y cautivarlos. De esta manera, ellos mismos compartirán su experiencia del acontecimiento a través de las redes sociales. Un buen consejo es enumerar la audiencia y las características del evento (timing, merchandising, expositores, etc.), y comprobar previamente si les puede aportar el valor que ellos buscan.

Relacionar y educar

Para que las personas participen en estos eventos, es fundamental crear networking y formación. Esto se obtiene considerando las diferentes motivaciones que pueda tener cada asistente. Es decir, la información debe ser interesante y ofrecer un valor añadido de aprendizaje a los usuarios. Además, hay que saber generar un ambiente que facilite la comunicación y la interacción interpersonal y grupal.

El ciclo de vida del producto y sus fases

El ciclo de vida del producto y sus fases

Los mercados están cambiando y evolucionando continuamente. Esto provoca que los productos tengan una vida limitada y que experimenten una evolución durante su ciclo de vida, desde que se lanzan hasta que se retiran. En este artículo hablaremos sobre un factor del llamado Marketing Mix: el producto. Si quieres aprender más sobre otros factores de esta rama del Marketing, fórmate con nosotros con el Máster en Marketing-Mix Internacional. 

¿Qué es el ciclo de vida del producto?

En el lenguaje de marketing entendemos el ciclo de vida de un producto como todas aquellas etapas por las que pasa un producto desde que se lanza en el mercado hasta que se retira del mismo. Podemos preguntarnos porqué los productos tienen un ciclo de vida siendo objetos y no seres vivos. Por ejemplo, si nos dejan escoger entre una máquina de escribir o una computadora para redactar un artículo o para hacer algún trabajo, ¿Qué escogeríamos? Probablemente la computadora. Antes la máquina de escribir era la única herramienta para escribir, si no querías hacerlo a mano, pero ahora la tecnología ha evolucionado y, por lo tanto, los productos también. Este es el claro ejemplo de que los productos no son del todo eternos. Los consumidores se van adaptando a los nuevos productos, a aquellos que resulten más cómodos, más eficientes y sofisticados.

Fases del ciclo de vida del producto

Las fases del ciclo de vida del producto son aquellas etapas por donde pasan los productos desde que se lanzan al mercado hasta que se retiran.

  • Introducción. La fase de la introducción corresponde al lanzamiento del producto al mercado. En este periodo las ventas del producto son muy bajas y los beneficios casi inexistentes. Pero tener beneficio o no no importa en esta fase, ya que el objetivo es dar a conocer el producto utilizando estrategias de publicidad y comunicación. Esta también es una etapa de incertidumbre, porque todavía no se sabe si el producto será un éxito o un completo fracaso.
  • Crecimiento. En la fase de crecimiento es cuando los consumidores aceptan el producto y las ventas empiezan a dispararse igual que los beneficios. Además también surgen competidores que intentarán diferenciarse de nuestro producto y conseguir una propia imagen de marca. El objetivo en esta etapa es adaptar el producto a la demanda y posicionarlo en el mercado.
  • Madurez. Durante la etapa de madurez, las ventas del producto empiezan a estabilizarse. El producto ya está consolidado en el mercado y los beneficios siguen presentes.
  • Declive. En esta fase las necesidades de los consumidores empiezan a ser otras, ya están saturados del producto y prefieren probar otros. En esta etapa las ventas empiezan a caer y, por lo tanto, los beneficios también se ven afectados. Detectar esta última fase es fácil, ya que no solo se ve en el hecho de perder ventas, sino también en la dificultad de retener clientes.

Como hemos dicho anteriormente, ningún producto es eterno, pero sí que podemos alargar el ciclo de vida de algunos productos. Por ejemplo podemos renovarlos, es decir mejorar el producto cambiando el packaging. También podemos sustituir el producto por otro con algunas mejoras. Por último también podemos ampliar la gama, es decir, lanzar al mercado un nuevo producto que complemente al producto existente.